• Historias de emprendedores, parte I

    El post de hoy está dedicado a los emprendedores: 3 historias de emprendedores para reflexionar que cuentan con un resumen final en el cual extraemos los mejores consejos o los puntos claves del caso concreto. Aprender de la experiencia de los que ya han llegado a donde tu quieres llegar, es un hábito que sin duda te ahorrará muchos problemas que puedes encontrar en el camino o incluso puede resolverte alguno que tienes en estos momentos.

     

    Mr. Wonderful

    Empecemos con un historias de emprendedores “Made in Spain”: Si te gusta la papelería con un toque original y los mensajes positivos, seguramente alguna vez te habrás topado con Mr Wonderful. Y es que la startup se ha convertido en todo un referente en muy poquito tiempo, tanto dentro como fuera de España.

    Frases para emprendedores

    Fuente de imagen

    La historia cuenta que una fría tarde de febrero del 2011, una pareja de diseñadores gráficos catalana (Javi Aracil y Angi Cabal) se encontraba en el sofá de su casa acompañados por una manta, planeando los detalles de su boda. Al parecer las agencias que habían visto ofrecían servicios bastante básicos para bodas, así que Angi tomó la iniciativa de diseñar algunas cosas como la invitación a la boda.

    “Cuando estábamos preparando nuestra boda, ella se dio cuenta de que las empresas hacían muy pocas cosas, así que diseñó nuestra invitación, pero también hizo carteles, chapas, etc.» Javi.

    Luego del éxito de sus creaciones (y de su boda) empezaron a hacer este tipo de diseños para otras personas al principio como un hobby, pero la demanda creció y decidieron convertirlo en un trabajo de tiempo completo para bodas y otros eventos.

    Sus diseños pasaron al siguiente nivel en Facebook donde, paralelamente al trabajo de su estudio, publicaban algunas viñetas o frases inspiradoras con diseños se hicieron virales rápidamente. La gente comenzaba a conocer la marca Mr Wonderful.

    “Las publicaciones cada vez tenían más ‘likes’, cada vez las compartía más gente… Al final, esos diseños se habían convertido en nuestra marca».

    Historia de 2 emprendedores

    Fuente de imagen

    Sus ahora famosos productos vieron la luz a raíz de un sorteo en redes sociales el cual incluía una taza con una de sus frases. El éxito fue tal, que algunas personas empezaron a preguntarles dónde podían comprar aquella taza al terminar el sorteo. Después de unos meses, detuvieron sus encargos y exploraron con sus propios productos combinados con sus ya exitosos diseños.

    «El primer día ya tuvimos 60 pedidos, imagínate. Fue una locura, nos pilló a contrapié. Habíamos comprado algunas cajas de cartón y unas cintas adhesivas… y desde el principio fue una avalancha».

    Poco a poco los encargos crecieron y el equipo también. Algo tan simple que se convirtió en hobby, dio paso a su propio imperio en el sector.


    A modo resumen, estas son las claves de su historia:

    1. Internet y redes sociales – Estas son sus principales fuentes de comunicación y en las se viralizaron sus diseños en un primer momento.
    2. El marketing de emociones – Desde es principio, sus trabajos han estado cargados con esa alegría y el buen humor que ahora caracteriza a la marca. 
    3. Evolucionar y reinventarse –  “Si por miedo a que algo no funcione o que acabe por no funcionar no se hicieran las cosas, no existiría nada nuevo”. Haberse atrevido a inventar nuevas formas de presentar sus diseños generando sus propios productos es un salto al vacío con el que un emprendedor va toparse sí o sí. La actitud con la que das ese paso es crucial para seguir adelante después del primer resultado.

    Te regalamos una idea: Puede que el producto que tu vendes no se base en un super diseño divertido o motivacional como el caso Mr. Wonderful, por ello una buena forma de conseguir esa conexión emocional con el cliente es personalizando las bolsas de tu comercio con mensajes que vayan acorde con tu marca. Piensa en lo bien que se siente recibir esos productos que has escogido junto con una bolsa hecha especialmente para ellos que además te dejen con una frase que te produzca ese buen rollo asociada a tu marca, el resultado es ¡Una muy buena experiencia de compra!

    Bolsa reutilizable algodón

     

    Mary Kay Ash 

    Sin duda una emprendedora extraordinaria que debe estar en la lista de historias de emprendedores es Mary Kay Ash. La suya es una historia de superación, en una época en la que la que la mujer no podía escalar fácilmente en el mundo laboral debido al sexismo de la sociedad. Ella representa una revolución y un icono para las mujeres negocio, cuya historia sigue inspirando hoy en día a muchas de ellas (y de ellos también).

    Su historia comienza en los años 30, una amiga suya le ofrece trabajar vendiendo 10 enciclopedias para conseguir una gratis. Esta tarea solo le tomó un día y medio, pronto supo que estaba enfrente de su nueva vocación.

    Trabajando a medio tiempo en este sistema de ventas llegó a ganar lo suficiente para mantener a su familia. La única queja que tuvo fue por parte de sus amigos, quienes reprochaban la poca utilidad que tenían los artículos que vendía. Así surgió el primer cambio de objetivo en su carrera de ventas.

    Tras investigar un poco, llegó a la conclusión que sus ingresos mejorarían notablemente si se pasaba a las ventas de cosas más cotidianas y con mayor demanda. Así es como conoce a la compañía Stanley y sus productos de limpieza. Cuando comienza a trabajar, se da cuenta de que los resultados no son los que ella esperaba. Si quería vender esos nuevos productos debía cambiar su estrategia.

    La compañía organizó un evento en Dallas Texas. Mary decide ir para extender sus conocimientos sobre la misma. Estando en el evento, le hizo una gran promesa al presidente de Stanley: el año que viene ella se convertiría en su mejor vendedora.

    Inspirada por la promesa, fue a presentarse a los mejores vendedores de la compañía y le pidió a una de las mujeres perteneciente a esta elite de vendedores que le mostrara cómo realizaba su presentación del producto. Después de tomar varias páginas de apuntes, la semana siguiente puso lo aprendido en práctica y sus ventas aumentaron por cuatro. A partir de este punto aumentaban más cada semana e inevitablemente, transcurrido el año, cumplió su promesa de convertirse el la mejor vendedora de Stanley. 

    Mujeres emprendedoras

    Su legado y su historia siguen inspirando a las mujeres hoy en día.

    Durante un tiempo siguió incrementando su éxito, y aunque su divorcio la obligó a trabajar tiempo completo para mantener a su familia esto no la detuvo. Sin embargo, al darse cuenta de su imposibilidad de ascender por su posición como mujer, buscó nuevas alternativas para su carrera y empezó a trabajar para la competencia: World Gift.

    Lamentablemente en esta compañía sus opiniones y trabajo también fueron infravalorados por el hecho de ser una mujer y aunque ascendió a directora nacional de capacitación su ambición era mucho mayor, pero su jefe le aseguró que no le daría un mejor puesto en esta empresa por muchos méritos que acumulara. Cansada de la desigualdad laboral de su trabajo, renuncia finalmente en 1963. 

    Los días siguientes al abandono de su puesto de trabajo, fueron terribles, había invertido mucho esfuerzo en World Gift y obtuvo en ella varios de sus logros profesionales.

    Este mismo fracaso le impulsa a escribir su propia autobiografía que, además de plasmar su conocimiento de 10 años en ventas y negocios, también se convierte en una guía para ayudar a las mujeres a superar los obstáculos que ella se le presentaron.

    Durante su creación, Mary se dio cuenta de que en las páginas de esa biografía se encontraban las bases de su plan de empresa ideal y con ayuda de sus hijos empezó a desarrollar su nuevo proyecto. 

    Fuente de imagen

    El mismo año de su renuncia, 1963, abre sus puertas Mary Kay Cosmetics, cuyos valores están guiados por los años de experiencia de su fundadora y un principio fundamental para todos los que trabajan en ella “Permitir el progreso de la mujer ayudando a otras”.

    Además de eso, también incorporó a su empresa un sistema de motivación para sus empleados a la altura de sus esfuerzos en el trabajo y que, por lo tanto, hacía que quisieran esforzarse cada día más, pues eran recompensados de una manera que también les hacía sentir importantes y valiosos.

    Su historia concluye cuando fallece en 2001 a los 83 años de edad, pero el legado que deja atrás y su historia perdurarán para seguir inspirando a muchas personas. 


    Para acabar hemos citado algunos de sus consejos más importantes que esperamos te inspiren tanto como a nosotros :)

    ♠ “No importa el producto. Una compañía es tan buena como la gente que tiene”.

     

    ♦ “Los clientes solo quieren una cosa, hazlos sentir importantes y aseguras la compra”.

     

    ♥ “Puedo decirte el secreto del éxito en pocas palabras. Siempre traté de hacer lo que debía hacer y luego, un poco más”.

     

    Pompeii

    “Hacer camisetas y sudaderas era algo muy difícil porque no se podía destacar, pero al nivel de marca de zapatillas joven, no había nada. Y sin tener ni idea, nos lanzamos. Sabíamos que era más complejo, pero era un poco de intuición y creencia de que podíamos destacar en el sector».

    Así empezó el emprendimiento de la startup Pompeii en Madrid. Una bonita historia sobre 4 amigos de toda la vida que decidieron iniciarse en el mundo del emprendimiento poco después de terminar sus estudios.

    4 amigos emprendedoresFuente de imagen

    Al darse cuenta de que el sector de ropa tenía una gran competencia optaron por el calzado para jóvenes. Al principio ninguno tenía idea de por dónde comenzar, así que decidieron juntar elementos de todos los zapatos que solían usar intentando crear un prototipo que se pudiera usar tanto de diario como para una ocasión especial. De allí, crearon un primer sketch: suela y cordones fueron pintados con lápices de colores, porque utilizar cualquier programa digital está sobrevalorado y queda demasiado profesional. Más tarde los cordones de colores serían sustituidos por cordones de cuero pero llegamos a lo realmente importante: ¿Cómo pasar de una idea bien coloreada a una fabricación?

    Suelas de colores emprendedores

    fuente de la imagen

     

    Pues bien, aquí empieza la búsqueda de proveedores de nuestros pequeños emprendedores, hicieron una lista enorme de fábricas, se repartieron las llamadas y de esa lista tan grande solo 5 les dieron un voto de confianza y los citaron. Así, con un bosquejo a mano, se plantaron en el sector sin tener ni idea, para dar sus primeros pasos.

    Con una inversión de 18.000 euros empezaron y se dejaron 12.000 antes de ver el primer par de zapatillas terminadas. Mientras el proceso de fabricación estaba en marcha, decidieron empezar su estrategia de marketing sin entender tampoco mucho del tema y sin muchos recursos. 

    Abrieron una cuenta en Facebook y otra en Instagram, que por aquellos días estaba en pañales. Comenzaron a subir fotos del producto sin hacer ninguna mención de quienes eran, que vendían exactamente, ni dónde podían comprar las zapatillas. ¿Ridículo verdad? Pero esto despertó la curiosidad de varias personas y después del mes que duró la fabricación habían obtenido 1.000 seguidores en redes.

    Montaron una pequeña Pop Up Store en Madrid con sus primeros 349 pares de zapatos. Se vendieron todos en un fin de semana.

    No tuvieron miedo de intentar también la venta online. 300 euros les costó su página web, ¡que ni siquiera tenía botón de compra! Al igual que con las redes jugaron con el concepto de escasez, le comunicaban al consumidor cuando estaría disponible la opción de compra por redes sociales al igual que les informaban que fueran rápidos ya que al finalizar el stock desaparecería el botón de compra hasta nuevo aviso. 700 zapatillas vendidas en un fin de semana, esto marcó el rumbo de Pompeii al formato ecommerce.

    Después de unos cuantos tropiezos y de muchas lecciones aprendidas en el sector, entre todas ellas destacan las palabras “Diferentemente normales”. El mundo de la moda y el concepto moda en si mismo es efímero, nuestros 4 emprendedores entienden perfectamente lo que esto significa. Si haciendo lo que haces hoy tienes éxito y te acomodas en ello, dentro de dos años estarás fuera. La innovación constante es fundamental para sobrevivir en el mundo actual, más si eres emprendedor.


    Estas son las claves de su historia: 

    1. Un aprendizaje continuo sobre la marcha. No tener miedo y lanzarse (con cabeza) a lo desconocido, un factor importante de su éxito temprano.
    2. Estrategia de desinformación y el concepto de escasez. Esta maniobra, que en un principio fue la consecuencia de una mala gestión, se transformo en una muy buena táctica.
    3. Fomentar la innovación. El mundo cambia rápido y debemos estar preparados para adaptarnos al cambio, que cada vez llega en menos tiempo.

    Y así concluyen las 3 historias que queríamos compartir hoy contigo. Nuestra motivación para hacerlas es que te quedes por lo menos con una idea nueva que te ayude o te anime a tomar acción en tu camino de emprendimiento respecto a algo que tienes pendiente y sabes que debes hacer para avanzar. Por nuestra parte, esperamos que te hayan sido de utilidad este post de historias para emprendedores y queremos despedirte con una última frase de Mary Kay Ash: 

    “Una vez que consigues creer que eres lo suficientemente bueno para algo, seguramente comenzarás a serlo”

     

    Conócenos
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

< script type="text/javascript"> /* window.$zopim||(function(d,s){var z=$zopim=function(c){z._.push(c)},$=z.s= d.createElement(s),e=d.getElementsByTagName(s)[0];z.set=function(o){z.set. _.push(o)};z._=[];z.set._=[];$.async=!0;$.setAttribute('charset','utf-8'); $.src='//v2.zopim.com/?Rr0kIqf2EijIebttWXgWVfhJQO79Ok1d';z.t=+new Date;$. type='text/javascript';e.parentNode.insertBefore($,e)})(document,'script'); */