• Historias para emprendedores: parte II

    Ya está aquí la segunda parte de historias para emprendedores que esperamos que te aporten un poquito de inspiración y con sobre todo ganas de ir a por todas!

    En este post vamos a repasar las historias de Daniel Ek, Richard Branson y Walt Disney. Al final de cada una de ellas queremos dejarte un breve resumen con las ideas principales de cada una de sus historias y aquello que nosotros más destacamos de su trayectoria en el mundo como emprendedores.

    Daniel Ek 

    Empezamos con Daniel Ek, un joven soñador y con grandes aspiraciones nacido el Suecia (Estocolmo) en el año 1983 y que poco después cambiaría la industria de la música.

    Desde pequeño mostró gran interés por el mundo de la informática y por la música. De adolescente ya se había convertido en un joven emprendedor: a los 14 años creaba y diseñaba páginas web que vendía el mismo desde la sala de ordenadores de su instituto tuvo tanto éxito que pocos años después usó sus dotes de liderazgo para contratar a varios compañeros suyos.

    Intento entrar a trabajar para Google con tan solo 16 años pero la compañía lo rechazó por no disponer de ningún título. La motivación de Daniel para hacer esto último fue que estaba maravillado con la rapidez del buscador, al no tener la opción de trabajar directamente con ellos decidió tratar de hacer su propio buscador (sin mucho éxito).

    A la hora de ir a la universidad, se decantó por estudiar Ingeniería en KTH,  Real Instituto de Tecnología. En el primer año se dió cuenta de que en realidad la teoría matemática no le entusiasmaba demasiado y su verdadera ilusión era emprender.

    Historias motivadoras para emprendedores

    Después de algún tiempo creó una potente herramienta de marketing Online llamada Advertigo, la cual vendió en 2006 a la empresa TradeDoubler por la cantidad de 10 millones de coronas suecas (equivalente a 1.185.200$). En este punto de la historia, nuestro joven emprendedor tenía 23 años, mucho dinero en la cuenta y una gran influencia. “Alguien bastante afortunado, con la vida resuelta” pensarán muchos, pero lo cierto es que el joven Daniel Ek estaba muy preocupado.

    «Me di cuenta que mis amigos no eran mis verdaderos amigos» (entrevista con la revista The New Yorker.)

    El problema es que aunque tenía un ferrari rojo, entradas a los mejores sitios VIPs del lugar y era “exitoso”, la gente que lo rodeaba a menudo poseía esa falsedad invisible atraída por el dinero. Se sentía tremendamente solo y por ello, el siguiente movimiento de su emprendimiento fue: Deshacerse de todo e iniciar de cero.

    Comenzó por vender su coche y apartamento para empezar a vivir en una cabaña a las afueras de la ciudad. Quería volver a conectar consigo mismo y esta fue la mejor idea que se le ocurrió.

    Dado que la pasión por la tecnología lo había llevado a este punto, decidió mirar hacia su otra pasión: la música. Junto al fundador de TradeDoubler: Martin Lorentzon, quien tampoco pasaba por buenos momentos en aquel entonces, unió fuerzas para sacar su próximo proyecto adelante. Una idea que uniría sus dos pasiones: la informática y la música.

    Historias de emprendedores

    El nombre de la aplicación de música en streaming, imprescindible en la vida de muchos de nosotros, proviene de una conversación entre Daniel y Martin en la que intentaban decidir el título de su proyecto. Uno de ellos mientras conversaban entendió “Spotify”, a ambos les hizo gracia y les agradó el nombre por tanto así decidieron bautizarlo.

    En 2006 fundan Spotify, en un principio solo en Europa y hasta 2008 tuvieron serios problemas para obtener las licencias de las canciones. Sin embargo creyeron en su idea y logran sacar la versión para ordenador en 2008.

    Conclusiones:

    1) La actitud de Daniel desde muy joven por luchar por lo que quiere, sin importar las circunstancias. Trata, aunque sepas que es probable que fracases.

    2) La forma en la que utilizó sus dos pasiones para crear algo nuevo. Y con esto os quiero dejar la siguiente frase de Emilio Duró:

    “Sólo te cansa aquello que no disfrutas, sólo te cansa aquello que no te apasiona… Por eso, con la poca vida que nos queda, hagamos cosas que nos apasionen.”

    3) Ser capaz de empezar desde cero. Cuando aparezca en tu cabeza una voz que te dice que algo va mal cuando aparentemente todo va bien (o estupendamente), necesitarás bastante valentía para analizarla y entender porqué ha aparecido. Admitir que necesitas un cambio no siempre es fácil de reconocer ni de llevar a cabo (menos cuando las personas que te rodean consideran que todo va fenomenal en tu vida) pero si lo logras, sabrás que has tomado tus propias decisiones para mejorar y llegar a donde quieres llegar.

    Richard Branson

    El segundo emprendedor en nuestra lista es el magnate Richard Branson. Uno de los hombres más influyentes de nuestra época, creador de más de 360 empresas y actualmente uno de los hombres más ricos de Reino Unido.

    Ejemplos de emprendedores exitosos

    Nació en 1950 de un padre abogado y una madre azafata, de la cual obtuvo muchas lecciones valiosas en su vida y que admite en más de una ocasión, que lo han convertido en la persona que es hoy en día: un genio de los negocios.

    Su desempeño en la escuela no era muy bueno, sufría dislexia. Decidió dejar sus estudios a los dieciséis años, el último día que pasó en su colegio su director le dijo que acabaría en la cárcel o se volvería millonario.

    Se mudó a Londres e inició su primer negocio, una revista llamada Student que tuvo bastante éxito. En ella realizó varias entrevistas a gente importante y la además contaba con anunciantes como Coca Cola.

    Esa misma revista lo llevó a ir in paso más allá y empezar un pequeño negocio discográfico que fuera una extensión de su revista, así nace Virgin Records.

    Emprendedores famosos

    En principio era un lugar para comprar y compartir música pero más a delante también se convertiría en el estudio de grabación para las bandas que nadie más se atrevía a grabar.

    Se convirtió en una buena oportunidad para grupos como Sex Pistols y los Rolling Stones que pasaron por ese estudio. Pronto serían la mayor discográfica independiente del mundo.

    Antes de que la discográfica empezase a dar sus frutos Richard confiesa que era tan pobre que recuerda haber pasado por un pequeño local de verduras y meterse alguna patata en el bolsillo para poder comer.

    También este mismo negocio en 1971 lo llevo a la cárcel debido a la evasión de impuestos de exportación cuando empezó. Gracias al apoyo de su familia que pago su fianza pudo salir y continuó con su emprendimiento.

    Aunque su pequeño negocio se había convertido en algo tan importante y ya había conseguido una gran cantidad de dinero con el a la corta edad de 23 años, decidió continuar emprendiendo en diferentes sectores entre los que destacan:

    • Su propia aerolínea en 1984, Virgin Atlantic Airlines
    • Su línea de tren en 1996 Virgin Trains
    • Una compañía telefónica en 1999 ,Virgin Mobile
    • Su promesa más ambiciosa hasta el momento, una agencia de viajes al espacio: Virgin Galactic, fundada en 2004.

    En propias palabras de Richard:

    «Mi principal interés en la vida es plantearme retos aparentemente imposibles»

    Conclusiones:

    1) La familia siempre es un gran apoyo, por desgracia muchos no tienen la suerte de tener esa ayuda y confianza incondicional por parte de nuestros padres o familiares cercanos pero es un punto que el resalta mucho cuando cuenta su propia historia en su biografía.

    2) Mira tu trabajo como un juego. Una de los más importantes consejos que el magnate nos da para mejorar en cualquier aspecto es que veamos las dificultades como un juego para poder superarlas de una forma más fácil y creativa.

    3) Su visión frente al fracaso. A Richard siempre le ha sorprendido la cantidad de tiempo que la gente pierde cuando se encuentra con un fracaso, en lugar de usar ese tiempo y esas energías en enfocarse en el siguiente proyecto. Algo que como emprendedores deberíamos interiorizar para saber seguir adelante en momentos difíciles.

    Walt Disney

    Un emprendedor de talla global y con una historia fascinante que contar es la de Walter Elías Disney. 

    Nació en 1901 en Chicago su madre era profesora y su padre granjero pero debido a una enfermedad que contrajo este último tuvieron que mudarse a Kansas City y dejar la granja cuando el tenía 8 años.

    Allí su padre solo pudo obtener un humilde trabajo repartiendo periódicos, debido a su condición, junto con sus dos hijos. Para esto debían levantarse muy temprano de madrugada, una de las razones que afectaban el rendimiento académico de Walter.

    Su pasión por el dibujo la descubrió en la granja de Chicago jugando con su hermana Ruth pero fue desarrollada más a fondo de adolescente. Seguía trabajando como repartidor de periódicos pero en sus ratos libres se dedicaba a hacer historietas para el periódico de su colegio con temática de la primera guerra mundial.

    En 1918 decidió seguir a su hermano Roy y alistarse en el ejército pero fue rechazado por su corta edad. Después de eso se enteró de que el cuerpo de ambulancias de la cruz roja admitía a chicos de 17 años y a pesar de ser admitido nunca entró en combate ya que cuando llegó a Europa la guerra había terminado.

    Cuando volvió regresó a Kansas City, donde su hermano Roy ya estaba trabajando. Pudo conseguir un trabajo como caricaturista en un diario local pero fue despedido poco después por falta de creatividad.

    Empresarios historias de éxito

    Por suerte las influencias de su hermano le dieron una nueva oportunidad en Pesemen-Rubin Art Studio, donde se dedicaban a la creación de anuncios. Allí conoció a Ubbe Iwwerks, un compeñero con el que desarrollo una buena amistad.

    Al ser despedidos ambos en 1920 decidieron convertirse en socios y crear su propia empresa: Iwerks-Disney Commercial artists. La empresa fracasó por falta de clientes y tuvieron que volver a buscar empleo en la industria, esta vez en una agencia también de publicidad que estaba experimentando con las técnicas de animación.

    A Walter le fascino como funcionaba la técnica que le daba movimiento a los dibujos y durante los próximos dos años estuvo investigando en la biblioteca de Kansas y haciendo experimentos propios hasta que decidió volver a intentar emprender y fundó Laugh-O-Gram Films en 1922. Realizó algunos cortometrajes que tuvieron éxito a nivel local pero no fue lo suficiente como para cubrir sus costes de producción por lo que tuvo que cerrar en 1923.

    Poco después toma la valiente decisión de vender todo lo que tenía para comprar un billete de tren a Hollywood y probar suerte con el mundo del cine como director. Tras ir de estudio en estudio, únicamente con una copia de “Alice in wonderland” como apoyo, sin conseguir ningún resultado decide montar un pequeño estudio de animación en el garaje de su tío.

    De todas las distribuidoras a las que les mostró su trabajo con Alicia en el país de las maravillas, (en el que mezclaba cine y animación) solo una se interesó verdaderamente en ella consiguiendo así un contrato para seguir haciendo más proyectos como ese.

    Entusiasmado le dijo a su hermano que le ayudará en esta nueva oportunidad y así fundaron Disney Brothers Studio a la que se unió su antiguo socio Ubbe Iwwerks posteriormente.

    Después de varios éxitos cosechados con sus ya famosos cortometrajes y de la creación de Mickey Mouse (1928), el siguiente gran salto de Walter fue pasar a los largometrajes con la creación de Blancanieves y los siete enanitos, la primera película de animación de la historia en la que trabajo durante 4 años hasta que se estrenó en el año 1939.

    Las cosas le iban genial como estaba hasta entonces y mucha gente calificaba este proyecto como «la locura Disney» con el que previsiblemente perdería su fortuna y quebraría. 

    Lejos de toda previsión la película fue todo un éxito de la época y cerca de un millón y medio de dólares que costó su producción se recaudaron casi doce millones de dólares cuando salió en la gran pantalla.

    Después de dejarle al mundo sus grandes obras de la animación, Disney fallece en 1966 a causa de un cáncer de pulmón pero su compañía continua siendo el legado más importante de su vida para la infancia de todas generaciones.

    Emprendedores ejemplos

    Conclusiones:

    1) La perseverancia es clave. No dejar de intentar sin importar las veces que fracases distingue a un verdadero emprendedor de alguien que simplemente no está listo para responder a las dificultades.

    2) «Si puedes soñarlo, puedes lograrlo». Esta frase es una de las más reconocidas de Disney en todo el mundo y es que refleja perfectamente su actitud y acciones ante la vida.

    3) Diversificación de marca. A igual que en caso Virgin, el imperio de Disney tiene también esa diversificación de productos y experiencia con su marca. 

    Así concluimos este post de historias para emprendedores, esperamos que sus historias te hayan inspirado y motivado para seguir adelante con aquello que te has fijado como objetivo. Recuerda:

    «Las oportunidades de negocio son como los autobuses, siempre viene uno en camino.» -Richard Branson

     

    Conócenos
  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

< script type="text/javascript"> /* window.$zopim||(function(d,s){var z=$zopim=function(c){z._.push(c)},$=z.s= d.createElement(s),e=d.getElementsByTagName(s)[0];z.set=function(o){z.set. _.push(o)};z._=[];z.set._=[];$.async=!0;$.setAttribute('charset','utf-8'); $.src='//v2.zopim.com/?Rr0kIqf2EijIebttWXgWVfhJQO79Ok1d';z.t=+new Date;$. type='text/javascript';e.parentNode.insertBefore($,e)})(document,'script'); */