• Tipos de inversiones en una pequeña empresa y cómo gestionarlas

    Hoy queremos compartirte tipos de inversiones en una pequeña empresa, su evaluación y los tres métodos básicos para su selección.

    Tipos de inversiones en la pequeña empresa

    Antes que nada vamos a hacer una clasificación de las distintas inversiones que e pueden encontrar en un pequeño comercio.

    Tipos de inversiones de una pequeña empresa

    1) De producto

    Estas inversiones consisten en ampliar tu cartera de productos, ya sea con productos nuevos en el mercado o solo nuevos en tu empresa. Son inversiones que deben analizarse y antes de tomarlas hacer experimentos previos con tus clientes para comprobar que existe interés 

    2) Mantenimiento o renovación

    Son inversiones necesarias para que la empresa siga funcionando plenamente, manteniendo así su nivel habitual de producción, comercialización y calidad; evitando imprevistos. Son imprescindibles en todas las empresas.

    3) Tareas de gestión

    La inversión en tareas de gestión es importante para mejorar la eficiencia y rentabilidad de una pequeña empresa. Pueden ser contribuciones pequeñas pero si se tienen en cuenta y se busca la mejora constante pueden hacer una gran diferencia a largo plazo.

    4) De expansión 

    Las inversiones de expansión están muy vinculadas a las estrategias de crecimiento de una empresa. Pueden consistir en aumentar la capacidad productiva, extender líneas de producto o incluso adentrarse en un nuevo mercado.

    5) Otros proyectos

    Este tipo de inversiones no entra en ninguna de las categorías anteriores, pero se consideran necesarias y relevantes para la empresa: Inversiones por motivos legales, de imagen, medioambientales, de seguridad en la empresa, etc. Puede ser por ejemplo, la decisión de invertir en un packaging sostenible y personalizado para tu negocio y mejorar así la experiencia de compra en el consumidor.

    En este apartado cada vez son más populares los proyectos I+D+I (Investigación, Desarrollo e Innovación)

    Evaluación de las inversiones

    La evaluación y selección de inversiones forma parte de las decisiones estratégicas del negocio. El acierto en la toma de decisiones de este tipo juega un gran papel en el futuro económico y financiero de la empresa a largo plazo.

    Estos son los aspectos más importantes a tener en cuenta en el momento de la evaluación:

    • Estimar el flujo neto de fondos de la inversión durante su vida útil.
    • Emplear un criterio adecuado para distinguir las inversiones beneficiosas de las que no lo son.
    • Considerar también factores cualitativos a la hora de evaluar.

    Para que la inversión tenga un resultado positivo, los flujos de fondo deberán superar el desembolso generado. Al comprobarlo el resultado indicará el rendimiento de dicha inversión. La rentabilidad de un proyecto se considera negativa si el desembolso supera la cantidad de ingreso obtenido.

    Para la evaluación y el análisis de una inversión puede recurrirse a los siguientes tres métodos en función de lo que más le convenga a la pequeña empresa.

    Métodos básicos para la selección de proyectos

    Pay-back

    Es el método más sencillo y fácil de entender. Se utiliza para calcular el tiempo que tardaremos en recuperar una inversión, teniendo en cuenta los pagos y cobros a realizar.

    Si se recupera en un año, se considera una inversión muy líquida. De dos a tres años tiene un liquidez media. A partir de los tres años hasta los seis se considera poco líquida.

    Aunque puede ser útil, no se considera un método definitivo ya que no tiene en cuenta el factor del tiempo en las inversiones.

    VAN (Valor Actual Neto)

    Este método si tiene en cuenta la influencia del paso del tiempo sobre la inversión. Para utilizarlo necesitamos conocer el porcentaje de interés de la tasa de descuento y gracias a una formula podemos ir actualizando el valor de la inversión con el paso del tiempo.

    El resultado de esta operación nos dirá si el proyecto es rentable o no, dependiendo de si su signo es positivo o negativo respectivamente.

    TIR (Tasa Interna de Rentabilidad)

    Este método también tiene en consideración el paso del tiempo pero en este caso sirve para calcular cuál sería la tasa de interés mínima viable para que la inversión sea rentable.

    Estos sencillos métodos de selección de inversiones son de mucha utilidad en una pequeña empresa para la toma de decisiones financieras. Aquí te dejamos una página donde podrás ver ejemplos prácticos para aprender a utilizar las fórmulas del Pay-back, VAN y TIR.

     

    Conócenos
  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

< script type="text/javascript"> /* window.$zopim||(function(d,s){var z=$zopim=function(c){z._.push(c)},$=z.s= d.createElement(s),e=d.getElementsByTagName(s)[0];z.set=function(o){z.set. _.push(o)};z._=[];z.set._=[];$.async=!0;$.setAttribute('charset','utf-8'); $.src='//v2.zopim.com/?Rr0kIqf2EijIebttWXgWVfhJQO79Ok1d';z.t=+new Date;$. type='text/javascript';e.parentNode.insertBefore($,e)})(document,'script'); */