• Rastrear el comportamiento del consumidor

    Los retailers están en constante adaptación para ofrecer la mejor experiencia de compra a sus clientes. Con este afán, rastrear el comportamiento del consumidor se convierte en decisivo.

    el-comportamiento-del-consumidor

    Las tiendas podemos desarrollar iniciativas, campañas, ofrecer productos personalizados y ajustados a cada necesidad pero sí no medimos la respuesta de nuestros clientes no sabremos hasta qué punto tenemos éxito, cifras de ventas aparte. Por ello, Shopper Tracking es un concepto que engloba la medición y el seguimiento del comportamiento de los consumidores dentro del establecimiento.

    A través de mecanismos como los mapas de calor un comercio puede medir los hábitos de consumo de los visitantes, los productos que más atraen, los que menos, las zonas importantes de la tienda, y adaptar la oferta comercial para que esa persona que parece no interesada acabe comprando antes de irse.

    Esa recopilación de información del usuario también puede llevarse a cabo mediante WIFI-Tracking. Éste es un procedimiento por el que los routers de las tiendas recogen la señal de los móviles que están en ellas. Esto permite recabar datos sobre visitas únicas por día y tiempo de estancia en el establecimiento. Es un tipo de información que no parece ligada a la la identidad de los titulares de dichos terminales.

    Nielsen, la consultora especializada en investigación de mercados, está desarrollando dos soluciones tecnológicas para estudiar el comportamiento de los consumidores. Una de ellas es un casco con sensores que el comprador se coloca en la cabeza y que mide sus impulsos eléctricos. Nielsen Neuro evalúa aspectos como la memoria, la atención o el engagement para sacar conclusiones de consumo.

    La otra solución que la consultora desarrolla son las gafas Eye Tracking. Cuentan con un software que genera unas manchas tecnológicas que identifican las zonas calientes y frías del establecimiento. Esto lo produce en función de los movimientos (conscientes e inconscientes) que el consumidor hace cuando interactúa con los productos durante su recorrido por la tienda. Esta solución tecnológica ha sido testada por empresas con sede española como Condis, Carrefour, Coca Cola o Danone.

    Algunos mecanismos para rastrear el comportamiento del consumidor han levantado polémica como los maniquíes que contenían una pequeña cámara en su cabeza. El modelo Eye See Mannequin incorporaba un software de reconocimiento facial en sus pupilas, que medía los rasgos físicos de las personas que se paraban delante. Después, clasificaba a los posibles compradores por sexo, edad y otras variables.

    La compañía milanesa Almax defendía el producto diciendo que en ningún momento se revelaba la identidad de las personas grabadas. En España, un dispositivo así se toparía con la legislación que obliga a avisar de la presencia de dispositivos de grabación.

    Fuente imagen: flickr.com

    Conócenos
  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest