• ¿ A cuánto cobrar las bolsas de plástico en el comercio ?

    Aunque en el post de hoy nos encantaría hablar de cosas más bonitas, como escaparates o iniciativas de negocio originales, hemos decidido cederle todo el protagonismo a un tema de actualidad que nos preocupa y sobre el que existe cierta confusión: a cuánto cobrar las bolsas de plástico que antes de ofrecían gratis en los comercios. La idea inicial del Gobierno era hacer obligatorio el cobro de bolsas de plástico a partir del 1 de marzo de 2018, sin embargo, ha sido aplazada hasta nueva orden y está pendiente del dictamen del Consejo de Estado.

    Actualmente un gran número de tiendas, supermercados y grandes superficies utilizan este tipo de envases para entregar las compras de sus clientes. El problema es que se trata de artículos que se usan poco tiempo y que sin embargo tienen un impacto muy negativo en el medio ambiente. Para frenar esto, en 2016 se elaboró un proyecto de Real Decreto del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente que pretendía cumplir con la Directiva Europea de 2015 para disminuir el consumo de bolsas de plástico ligeras no biodegradables.

    ¿En qué consiste?

    La Directiva 2015/720 del Parlamento Europeo y del Consejo, a 29 de abril de 2015, ofrecía a los Estados dos opciones:

    Por un lado, tomar medidas para limitar el consumo anual de bolsas de plástico ligeras por persona.

    Por otro, prohibir a los comercios dar bolsas de plástico de un solo uso gratis a sus clientes. Esta es la opción elegida por España.

    Para poder cumplir con esto y hacer que los comercios cobrasen por el plástico, se establecieron unos plazos y una clasificación de bolsas que debía entrar en vigor a partir del 1 de marzo de 2018 (aunque, como hemos visto, finalmente se ha retrasado). Fuera de esta norma quedaban excluido, lógicamente, el packaging de papel, un material totalmente biodegradable y reciclable y cuyo impacto medioambiental no puede compararse con el de los derivados del petróleo.

    bolsas ecologicas

     

    ¿A cuánto cobrar las bolsas?

    Dependiendo del tipo de bolsa de plástico y de su gramaje se establecen unos precios u otros. Las peores bolsas, las más nocivas para el medio ambiente, son las bolsas oxodegradables, ya que no se degradan en el medio ambiente, sino que se fragmentan en micropiezas que después pueden acabar en el ecosistema, con la consiguiente contaminación e incluso ingesta por parte de seres vivos que en muchas ocasiones acaban en el supermercado. Es decir, que muy posiblemente, de esta forma, acabemos comiendo micropartículas de plástico nosotros mismos…

    En el extremo opuesto tenemos las bolsas compostables, aquellas que son biodegradables y que, además, se pueden utilizar como abono orgánico o compost. Aquí están incluidas las bolsas de papel, las bolsas de algodón o las de tejido que como hemos dicho anteriormente no están contempladas dentro de esta normativa al ser materiales sostenibles y respetuosos con el ecosistema.

    En función de la clasificación anterior, estos serían los precios mínimos que se proponen y  los que determinarán a cuánto cobrar las bolsas de plástico:

    1. Oxodegradables:

    Con un espesor igual o superior a 50 micras – 30 céntimos de euro por bolsa.

    2. No compostables:

    Inferior a 15 micras: gratis solo si se usan por higiene o como envase para alimentos a granel.

    Inferior a 15 micras destinadas al resto de productos: 10 céntimos de euro.

    Entre 15 y 29 micras: 10 céntimos de euro.

    Igual o superior a 30 micras: 15 céntimos de euro.

    3. Compostables:

    Inferior a 15 micras: gratis solo si se usan por higiene o como envase de alimentos a granel.

    Menos de 15 micras para resto de usos: 5 céntimos de euro.

    Entre 15 y 29 micras: 5 céntimos de euro.

    Igual o superior a 30 micras: 10 céntimos de euro.

    A cuánto cobrar las bolsas

    By Jorge Gamboa

    Hay que decir también que en algunas comunidades autónomas ya existen medidas para frenar la distribución de bolsas de plástico en los comercios: en Andalucía, con el Impuesto sobre las Bolsas de Plástico de un Solo Uso que ya establece a cuánto cobrar las bolsas de plástico de un solo uso (5 y 10 céntimos); y en Cataluña, con el llamado Pacto por la Bolsa, una campaña de 2009 que persigue reducir el consumo de bolsas de asas de un solo uso, prevenir los residuos y potenciar el cambio de hábitos para fomentar el uso de elementos alternativos para transportar las compras. Además, un gran número de comercios hace tiempo que utilizan alternativas de papel en su packaging y han incorporado en su filosofía corporativa este material biodegradable y, en muchos casos, con certificaciones como los estándares PEFC y FSC, que garantizan que los bosques de los que se extrae el material sean gestionados de forma eficiente. De hecho, apostando por el papel con certificación ecológica estamos protegiendo bosques que, de otro modo, no existirían o habrían desaparecido.

    Las bolsas de papel no han de ser cobradas por ley.

    A primera vista, todos parecen beneficios para el medio ambiente, sin embargo, y como por desgracia ocurre con todo, muchos comercios se están aprovechando de la situación para cobrar también por las bolsas de papel que se entreguen como alternativa a la prohibición de distribuir gratuitamente las de plástico.

    Cada comercio puede decidir si cobrar o no cualquiera de sus artículos, sin embargo, nos parece un abuso esgrimir este proyecto de Real Decreto como justificación para exigir a los clientes el pago de una cantidad mínima por un envase biodegradable para llevar sus compras. Las bolsas de papel y el packaging reciclable y reutilizable debería ser un estándar en el comercio, y gratuito para los consumidores, ya que por suerte existen opciones muy económicas para que las tiendas puedan sustituir el plástico por materiales respetuosos con el medio ambiente.

    bolsas reciclables

    El hecho de que  se haya retrasado el cobro obligatorio previsto para el 1 de marzo de 2018, ha generado cierta confusión en el comercio, que en muchos casos no sabe ni a cuánto cobrar las bolsas ni si deben comenzarlo a hacerlo obligatoriamente ya o no. Desde aquí les confirmamos que NO están obligados, por el momento, a cobrar por las bolsas de plástico ligero. Sin embargo, también animamos a todos los retailers a no esperar a la implementación de leyes o medidas que protejan nuestros bosques y océanos, y tomar la iniciativa para eliminar de sus negocios este tipo de packaging no sostenible. Si queremos proteger el mundo, es importante que seamos honestos y prediquemos con el ejemplo.

    Diver films sea of plastic near Bali

    British diver Rich Horner filmed himself swimming through a thick soup of rubbish in the sea near Bali to highlight the impact of plastic waste on the world's seas.

    Publicada por BBC News en Martes, 6 de marzo de 2018

     

     

    Conócenos
  • 5 COMENTARIOS

    1. Estoy de acuerdo en pagar las bolsas de plastico, pero que no incorporen la publicidad en las mismas.

    2. Sí José, igualmente la idea de cobrar las bolsas, es para reducir su consumo, crear una conciencia ecológica y lograr que haya menos contaminación. Esto se puede combatir utilizando bolsas de papel, que son reciclables y compostables o reutilizar las bolsas de tela que tienen una vida útil mucho mas larga que otras bolsas.
      Gracias por tu comentario.

    3. Tengo un comercio, y tengo cientos de bolsas que hace años compre, me la cambian a papel? a que precio deberia cobrarlas. Gracias

    4. Hola, las bolsas de papel no hay que cobrarlas ya que son biodegradables por lo que no contaminan nuestro medio ambiente como sí ocurre con las de plástico.

    5. Yo creo que deberían cobrarse todas las bolsas no degradables a 1 o 2 € desde el principio, así nadie compraría ni usaría ninguna. O directamente prohibirlas ya, dado lo perjudiciales que resultan para el planeta. De igual manera, dado lo nocivo que es un político/una política para la vida de los ciudadanos y las ciudadanas, debería acabarse con ellos y dejar reducido su número al mínimo indispensable, y el resto mandarlos a su casa para que reciclen los sesos que encuentren dentro de sus cabezas. Además, las deposiciones de todo tipo de los animales de compañía en las calles de ciudades y pueblos también deberían reciclarse y utilizarse para abono de los jardines, parques y espacios naturales de esos mismos municipios, y cobrarse a sus dueños. ¡Cuántas cosas buenas se pueden hacer por el medio ambiente, mecachis!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

< script type="text/javascript"> /* window.$zopim||(function(d,s){var z=$zopim=function(c){z._.push(c)},$=z.s= d.createElement(s),e=d.getElementsByTagName(s)[0];z.set=function(o){z.set. _.push(o)};z._=[];z.set._=[];$.async=!0;$.setAttribute('charset','utf-8'); $.src='//v2.zopim.com/?Rr0kIqf2EijIebttWXgWVfhJQO79Ok1d';z.t=+new Date;$. type='text/javascript';e.parentNode.insertBefore($,e)})(document,'script'); */